This article has been translated by Ana María González, retired professor of Spanish and French at Texas Lutheran University. Read the story in English here.

Después de asegurar su primer aumento de tarifas en ocho años la semana pasada, el trabajo apenas comienza para la empresa municipal de servicio eléctrico de San Antonio, CPS Energy.

El Concejo Municipal de San Antonio aprobó el jueves un aumento de tarifas del 3.85% y la creación de una nueva tarifa en votación dividida, mismas que los residentes verán por primera vez en sus facturas de marzo. Aunque el alcalde Ron Nirenberg calificó dicha votación como la culminación de “un proceso exhaustivo”, la aprobación de tarifas de CPS Energy es solo el comienzo para esta empresa de servicios públicos de la ciudad.

Tanto el aumento como la nueva tarifa ayudarán a la empresa de servicios públicos a generar alrededor de $73 millones el próximo año y a recuperar fondos de los $418 millones en costos de combustible que CPS Energy ya pagó por los daños de la severa tormenta de invierno en febrero de 2021.

CPS Energy planea usar los $73 millones para abordar su creciente escasez de mano de obra, el retiro inminente de su sistema informático obsoleto y para cumplir con los requisitos adicionales de climatización del estado. La empresa de servicios públicos gastará $13 millones, $15 millones y $31 millones en estos aspectos, respectivamente.

Después del aumento de tarifas, lo siguiente en la lista de tareas pendientes de CPS Energy es revisar lo que los defensores civiles llaman su estructura de tarifas “inequitativa” y observar la cartera de generación de la empresa de servicios públicos a medida que se incrementa la demanda para eliminar el uso de carbón.

El crecimiento de San Antonio generará más desafíos, ya que esta empresa de servicios públicos debe prepararse para satisfacer la demanda de residentes y negocios adicionales en los próximos años. Además de eso, el director ejecutivo interino Rudy Garza el jueves ofreció varias garantías a los miembros del concejo que permitirán una investigación de terceros sobre las finanzas y la cultura laboral de la empresa de servicios públicos, y aseguró que CPS agradecerá una mayor supervisión por parte del concejo.

Durante los últimos dos meses, los miembros del Comité Asesor de Tarifas de CPS Energy y los defensores civiles locales han pedido cambios en la estructura de tarifas de la empresa de servicios públicos, argumentando que beneficia a las grandes empresas por encima de los consumidores individuales. La estructura de tarifas actual cobra menos por kilovatio-hora a los que utilizan mucha energía, tales como los consumidores industriales, que a otros tipos de usuarios, declaró Aaron Arguello, organizador de defensa de MOVE Texas Bexar.

El director financiero de CPS Energy, Cory Kuchinsky, especificó que si bien eso es técnicamente correcto y parece ser el caso, las empresas en realidad pagan más de lo que les corresponde de la energía en San Antonio y los residentes pagan menos debido a las diferencias en el costo del servicio. El costo del servicio es mayor para los usuarios residenciales ya que su uso es más variante de mes a mes, mientras que el de los comercios es más fijo, explicó.

Y dado que el cambio climático se está convirtiendo en una preocupación importante en todo el mundo, San Antonio debe dejar de usar carbón como fuente de energía, señaló Dee Dee Belmares, organizadora climática de Public Citizen con sede en San Antonio y miembro del Comité Asesor de Tarifas de la empresa de servicios públicos.

“Vemos cómo la crisis está fomentando eventos climáticos extremos como la tormenta de invierno Uri”, indicó Belmares. “Nuestra ciudad y la empresa de servicios públicos deben cumplir con los compromisos del Plan de Acción Climática y exigir que CPS Energy inicie de inmediato un plan de recursos impulsado por la comunidad para deshacernos del carbón”.

Garza aseguró que él y el personal de CPS Energy intentarán tener un cronograma para eliminar el uso de carbón por parte de la empresa de servicios públicos para fines de este año.

Durante los últimos meses, tanto el personal del municipio como de CPS Energy han dicho que una vez que se aprobara el aumento de tarifas, la empresa de servicios públicos podría centrar más su atención en estos problemas. Durante una sesión informativa brindada al consejo de la ciudad en diciembre, Kuchinsky afirmó que con este aumento de tarifas vendría la estabilidad financiera que permitirá que el Comité Asesor de Tarifas de la empresa de servicios públicos comience a definir lo que hay que arreglar a continuación.

Luego de la aprobación del aumento de tarifas el jueves, Garza rechazó una pregunta sobre si la empresa de servicios públicos había perdido su “apalancamiento” cuando aseguró el aumento de tarifas, y agregó que sigue comprometido a impulsar reformas muy necesarias. 

 “El término ‘apalancamiento’ es innecesario con un bien que ya se posee”, aclaró Garza. “Hice compromisos. Hay muchas cosas que soy, pero retractarme de mis palabras, ninguna de ellas”.

Pero dado que el mandato de Garza como director ejecutivo de la empresa de servicios públicos aún no está asegurado a largo plazo, algunos se preguntan cuántas de esas promesas puede cumplir. Según el abogado municipal, Andy Segovia, ninguna de las garantías verbales que Garza ofreció al concejo el jueves afectará el aumento de tarifas.

“Agradezco que Rudy y los [fideicomisarios de CPS Energy] se comprometan aquí, pero nuevamente, no hay condiciones sobre las cuales este concejo votará sobre el aumento de tarifas y, como señaló la concejal Castillo, no son legalmente vinculantes”, puntualizó Segovia el jueves antes de las votaciones del consejo. “Quiero dejar ese punto muy claro”.

Aún así, Garza les aseguró a los periodistas que, independientemente del papel que desempeñe en CPS Energy en el futuro, la empresa de servicios públicos trabajará para recuperar la confianza del público y abordar las necesidades de energía de la ciudad. 

Con dos años ahora planificados antes de que la empresa de servicios públicos busque su próximo aumento de tarifas estimado del 5.5%, CPS Energy tendrá tiempo para demostrar si de verdad puede cumplir. El mes pasado, Garza aseguró que los aumentos de tarifas más regulares probablemente se convertirán en un nuevo estándar para la empresa de servicios públicos a fin de ayudar a combatir la inflación.

Ahora que el aumento de tarifas se ha aprobado, los defensores de la comunidad exigirán con más fervor que la empresa de servicios públicos eche un vistazo a su estructura de tarifas antes de futuros aumentos y elimine gradualmente el carbón, enfatizó Belmares.

“No sé cuándo fue la última vez que CPS Energy consideró hacer cambios [en su estructura de tarifas]. Probablemente se debió haber hecho antes”, indicó Belmares. “Necesitamos una estructura de tarifas que fomente la eficiencia y la conservación, y debemos buscar formas de ayudar a los clientes de bajos ingresos”.

Lindsey Carnett

Lindsey Carnett is the Science & Utilities reporter for the San Antonio Report.