This article has been translated by Ana María González, retired professor of Spanish and French at Texas Lutheran University. Read the story in English here.

Jaime Macías sabía que era una locura abrir un bar en medio de una pandemia. También le preocupaba su ubicación en el lado oeste de la ciudad, conocido durante mucho tiempo como un lugar del que los jóvenes residentes esperan escapar en lugar de por su legendaria historia méxico-americana.

De todos modos lo hizo, y abrió Jaime’s Place en octubre de 2020, justo cuando el clima se enfriaba y los casos de COVID-19 comenzaban a recuperarse.

Plantó un letrero en el frente: “Levanten la cabeza, 78207”.

Ese letrero, junto con algunos conocimientos de las redes sociales por parte de la hija de Macías, ayudaría a catapultar a Jaime’s Place al centro de atención nacional.

El letrero fue notado por primera vez por el artista gráfico local Rafael Gonzales, quien publicó el dicho en su cuenta de Instagram, donde obtuvo más de 200 me gusta. Después de aparecer en la revista Time por crear la “Lotería pandémica”, Gonzales comentó que le dijo a la reportera de Time que lo entrevistó, Jasmine Aguilera, sobre el bar y restaurante Westside.

“Mi esposa se crió en el West Side”, indicó Gonzales. “Cuando mi esposa vio esa [señal], tuvo una reacción visceral y comenzó a llorar. Ella expresó: ‘Durante toda mi vida mientras crecía, sentí algo de vergüenza de dónde era cuando la gente me preguntaba’, y ella declaró: ‘Esa es la primera vez que me sentí empoderada para levantar la cabeza y estar orgullosa de donde soy’.”

Jaime’s Place se convirtió en la anécdota principal del análisis en profundidad de la revista Time sobre cómo los empresarios latinos, que se encuentran entre los más afectados por la pandemia, ahora están ayudando a impulsar la recuperación económica de la nación.

No mucho después de eso, un representante de Food Network se acercó a Macías, interesado en usar Jaime’s Place para una serie web con el tema del Día de los Muertos llamada “El menú del Día de los Muertos“. El rodaje incluyó varios episodios con artistas y chefs de San Antonio, y un episodio de Macías y su esposa haciendo tamales.

Macías puntualizó que hacer tamales es una tradición familiar para él, su esposa y sus hijos, y le dio crédito a la destreza de su hija Gabriella en las redes sociales por lograr que Food Network los notase. Gabriella Macias trabaja en estrecha colaboración con su padre en la gestión y comercialización de Jaime’s Place.

“Solo soy la mensajera”, aclaró Gabriella Macias sobre sus publicaciones en las redes sociales. “El mensaje ya está ahí, la cultura está ahí, la gente está ahí, la comunidad ha estado aquí. Todo lo que estoy haciendo es compartirlo”, añadió.

Macías, de 56 años, mira hacia atrás con asombro porque se arriesgó a abrir un bar en medio de una pandemia en el West Side, el lugar de donde muchos de sus compatriotas huyeron después de graduarse de la escuela preparatoria en busca de mejores oportunidades.

Jaime Macias followed in his father’s footsteps by opening his own bar on San Antonio’s westside.
Jaime Macias siguió los pasos de su padre al abrir su propio restaurante y bar en el West Side de San Antonio. Credit: Bria Woods / San Antonio Report

“Gastas toda esta energía en construirlo correctamente”, enfatizó Macías. “Ya solo contaba con los últimos $800 antes de quedarme sin dinero. Para colmo, estaba la pandemia, ¿verdad? Quiero decir, estaba furioso, y luego se cerraron los bares. Fue espantoso.”

Macías cree que el éxito de Jaime’s Place es un testimonio del despertar del West Side. Aseguró que durante décadas, a los residentes de West Side se les dijo que se avergonzaran de su herencia hispana y se les animó a abandonarla. En los últimos años, sin embargo, ha habido un renovado sentido de orgullo por las raíces latinoamericanas de la ciudad. Continúa fomentando este orgullo, vendiendo camisetas con el eslogan no oficial del bar, “Levanten la cabeza”.

“Nadie esperaba [un nuevo bar] en este lado de la ciudad, especialmente ahora, cuando no hay razón para venir al West Side; no hay más Malt House, no hay más cosas aquí, la única razón por la que cruzas el puente es para ir a casa”, apuntó Macías. “Así que la gente no podía creer lo que veía, ¿verdad? Ellos pensaron, ‘Esto es lindo’, porque no lo esperan aquí “.

Jaime Macías afirmó que espera que Jaime’s Place sea solo la primera de muchas nuevas iniciativas del West Side. Él visualiza un barrio animado donde la gente pueda reunirse para celebrar su cultura, no esconderse de ella.

“Siento que esas cosas están sucediendo”, destacó. “Realmente está sucediendo”.

Lindsey Carnett

Lindsey Carnett is the Science & Utilities reporter for the San Antonio Report.