This article has been translated by Ana María González, retired professor of Spanish and French at Texas Lutheran University. Read the story in English here.

Aproximadamente 390,000 residentes del condado de Béxar, es decir casi el 20% de su población, carecen de acceso a internet de banda ancha. Estos hogares, la mayoría de los cuales son de bajos ingresos e incluyen niños, por lo tanto, tienen acceso limitado a recursos educativos, oportunidades económicas y de participación cívica.

Una nueva organización sin fines de lucro lanzada el mes pasado llamada San Antonio Digital Connects ha desarrollado un plan destinado a cerrar esta brecha digital. Ahora está buscando fondos locales, estatales y federales para cumplir con sus ambiciosos objetivos.

 El lunes, la organización lanzó su esfuerzo de promoción y anunció que la ex-ejecutiva de USAA y Rackspace, Marina Alderete Gavito, se desempeñará como su directora ejecutiva fundadora. Gavito se encargará de la colaboración público-privada-comunitaria.

“Si no tienes acceso a internet, no solo te quedas fuera de la economía, sino que te quedas fuera de la sociedad”, afirmó Gavito a San Antonio Report el lunes, en su primer día de trabajo. “Afecta a los hogares, los estudiantes, los adultos mayores, los veteranos, las personas que viven con capacidades diferentes, nuestra fuerza laboral, la telemedicina y el sistema judicial… Hay un cambio de mentalidad [que debe suceder] en el que la gente necesita ver el internet como un recurso básico”.

SA Digital Connects describió varios objetivos ambiciosos de cuatro años para cada hogar del condado de Béxar: acceso confiable a una velocidad de internet sustentable (velocidades de carga y descarga de 100 megabits por segundo), servicio a un costo anual no superior al 1% de los ingresos familiares, dispositivos que cumplan con los requisitos técnicos para aplicaciones básicas y saber cómo obtener acceso.

Ese último objetivo incluye garantizar que los miembros del hogar se sientan cómodos usando internet y cuenten con conocimientos generales para saber desempeñarse en línea, así como obtener direcciones de correo electrónico, aseguró Gavito.

Los proveedores privados de servicios de internet también jugarán un papel clave en la implementación del plan, enfatizó Gavito, pero aún no está claro cómo será esa participación.

Se necesita una inversión inicial calculada en $600 millones por tres años y una inversión estatal anual de $90 millones para cerrar la brecha digital de San Antonio, según el plan. SA Digital Connects estima que hay más de $500 millones en fondos federales que llegan a la región a través de facturas de infraestructura y ayuda para la pandemia, aunque los funcionarios del gobierno local han propuesto una serie de usos potenciales para el dinero además de aumentar el acceso de banda ancha.

“Nos convertiremos… en un agente de defensa para asegurarnos de que esos dólares se utilicen mejor para cerrar la brecha digital”, enfatizó Gavito.

Una parte del bono 2022 de la ciudad también podría usarse para banda ancha, agregó. “Vamos a participar activamente en ese [proceso de vinculación]”.

A medida que la pandemia de coronavirus detuvo las funciones en persona en 2020, las empresas y las fundaciones de ayuda social reconocieron la mayor necesidad del internet y la consiguiente ansiedad de los niños y las familias que no tienen dicho acceso.

“Todos vimos que durante la pandemia y durante la helada [de invierno en febrero]… tuvimos que usar los autobuses VIA como puntos de acceso”, señaló Gavito. “La gente iba al estacionamiento de Starbucks solo para conseguir internet”.

Una coalición de empresas y líderes de gobiernos locales se reunió durante los últimos 14 meses para identificar cronogramas, puntos clave, partes interesadas y la inversión requerida para un plan que finalmente se convirtió en el Plan de Equidad Digital a Través de SA Digital Connects.

Brian Dillard, director de innovación de la ciudad, forma parte del comité ejecutivo de tres miembros de la nueva organización sin fines de lucro junto con Luisa Casso de la compañía Toyota Motor North America, quien se desempeña como presidente, y Laura Cole, directora ejecutiva de BiblioTech.

 “Estamos agradecidos con nuestra comunidad empresarial por ayudarnos a comenzar y permanecer con nosotros, y esperamos recurrir a SA Digital Connects para guiarnos hacia el futuro”, puntualizó Dillard en un comunicado de prensa.

El plan de SA Digital Connects identifica ocho iniciativas clave para abordar las barreras al acceso de banda ancha, entre las cuales se encuentra la expansión de la infraestructura física que abarca la instalación de fibra residencial, la instalación de banda ancha en complejos de viviendas asequibles, la mejora de los programas de acceso de bajos ingresos, la distribución de dispositivos, los programas para aprender a usar sistemas digitales y el mantenimiento de datos para realizar un seguimiento del progreso.

Gavito indicó que el plan de SA Digital Connects está impulsado por la necesidad de lograr equidad.

“Sabemos que hay grandes porciones de nuestra comunidad que están mal atendidas o de plano no atendidas”, aclaró “… Vemos una gran parte de nuestros lados sur, este y oeste sin bienes digitales. Y entonces [nos estamos] enfocando en eso para asegurarnos de que nadie se quede fuera”.

Iris Dimmick

Senior Reporter Iris Dimmick covers public policy pertaining to social issues, ranging from affordable housing and economic disparity to policing reform and workforce development. Contact her at iris@sareport.org