This article has been translated by Ana María González, retired professor of Spanish and French at Texas Lutheran University. Read the story in English here.

La Casa Blanca anunció sus planes el miércoles para implementar “rápida” y “equitativamente” la vacuna de COVID-19 para niños de entre 5 y 11 años, en espera de luz verde de los funcionarios federales de salud.

Más del 12% de la población de Texas tiene entre 5 y 11 años, y con el regreso a la escuela, la cantidad de casos pediátricos de COVID-19 ha alcanzado nuevos máximos, lo que deja a los padres de niños más pequeños preguntándose cuándo será el turno de sus hijos para conseguirla. Si bien los niños mayores de 12 años han sido elegibles para recibir la vacuna Pfizer desde principios de esta primavera, las pruebas clínicas para niños más pequeños continuaron hasta el mes pasado.

El miércoles el gobierno de Biden afirmó que ha asegurado suficiente suministro para vacunar a los 28 millones de niños del país entre las edades de 5 a 11 años. En un esfuerzo por “hacer que la vacunación sea accesible y convenientemente localizada para las familias”, la administración está creando más de 25,000 consultorios pediátricos y de atención primaria, cientos de clínicas y centros de salud comunitarios, y decenas de miles de farmacias con dosis de la vacuna para niños.

También proporcionará la vacuna a escuelas y otros “sitios comunitarios” a través de fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

De igual manera, la administración planea lanzar esfuerzos de alcance nacional, a través del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, para llegar a los padres y tutores con “información precisa y culturalmente sensible sobre la vacuna y los riesgos que el COVID-19 representa para los niños”, enfatizó dicho gobierno en su comunicado.

Esto es lo que los padres deben saber sobre las vacunas COVID-19 para sus hijos más pequeños.

¿Cuándo estará disponible la vacuna para las edades de 5 a 11 años?

En unas semanas, afirman los expertos. El comité asesor de vacunas de la FDA está programado para reunirse el 26 de octubre para discutir la autorización de uso de emergencia de la vacuna de COVID-19 para este grupo de edad, que será seguida por una decisión del comisionado de la FDA.

Esto permitirá que jurisdicciones tales como estados y municipios comiencen a ordenar la dosis de la vacuna para niños, pero no podrán comenzar a administrarlas hasta que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades hagan una recomendación oficial sobre cómo distribuir las vacunas. El comité de vacunas de los CDC está programado para reunirse los días 2 y 3 de noviembre.

“Todo el mundo está básicamente en un patrón de espera”, aclaró el Dr. Jason Bowling, epidemiólogo de University Health.

En pruebas clínicas, Pfizer ha probado la vacuna en más de 2,200 niños entre las edades de 5 y 11 años. Estos niños recibieron dos dosis de la vacuna con tres semanas de diferencia, cada dosis es solo un tercio de la cantidad administrada a los adultos. Los resultados de las pruebas, publicados en septiembre, mostraron que los niños participantes establecieron una fuerte respuesta de anticuerpos contra el virus.

La vacuna Moderna aún se está sometiendo a pruebas clínicas para este grupo de edad en los Estados Unidos, pero ha recibido autorización para niños de 5 a 11 años en Europa.

“En el caso de los niños de 5 a 11 años, lo que los CDC y la FDA han tenido muy en cuenta es asegurarse de que no haya complicaciones relacionadas con la vacuna al ser aplicada”, enfatizó la Dra. Mandie Svatek, pediatra hospitalaria de University Health y profesora asociada en UT Health San Antonio.

¿Es seguro?

Los niños de este grupo de edad que se vacunen recibirán dosis más pequeñas; 10 microgramos por inyección en comparación con los 30 microgramos que reciben los adultos y los niños mayores de 12 años.

Si bien los niños todavía necesitarán recibir ambas dosis, tienden a “tener un sistema inmunológico realmente robusto”, indicó Bowling. Los niños recibirán el mismo nivel de protección que los adultos a pesar de que las dosis sean más pequeñas, agregó.

Si bien ha habido casos raros de miocarditis y pericarditis en adultos jóvenes, especialmente en hombres, Pfizer ha dicho que no vio ningún caso de inflamación cardiaca en los participantes de las pruebas.

Svatek señaló que los casos que se han registrado son más bajos que la cantidad de personas que tienen miocarditis y pericarditis asociadas al COVID. Debido a esto, Svatek indicó que recomendaría a los padres que aún así vacunen a sus hijos contra el COVID-19 una vez que se aprueben las vacunas.

Vacunarse significa que los niños están protegidos de los principales efectos adversos del COVID-19, como el COVID prolongado, en el que los pacientes experimentan efectos secundarios del virus a largo plazo, explicó Svatek. Los niños podrán recibir la vacuna de COVID-19 de manera segura mientras reciben sus otras vacunas anuales, añadió.

¿Cuáles son los efectos secundarios que pueden experimentar los niños?

Los investigadores y los médicos no informaron efectos secundarios diferentes a los que vieron en los grupos mayores, apuntó Bowling.

“Los niños de cinco a 11 años tenían respuestas de anticuerpos que eran muy similares a las de los de 16 a 25 años”, señaló Bowling. “También dijeron que la tolerancia de un perfil de efectos secundarios era similar a ese grupo, y no vieron nada fuera de la norma”.

Los efectos secundarios de la vacuna pueden incluir dolor, enrojecimiento o hinchazón en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre y náuseas, según el sitio web de los CDC.

Si bien ha habido algunos casos de miocarditis y pericarditis en personas jóvenes, fue principalmente en hombres de entre 18 y 22 años, y ninguna de las personas falleció a causa de estos incidentes.

Si ocurre algún efecto secundario inesperado, los padres deben informarlo a su pediatra de inmediato, puntualizó Svatek.

Si los niños no se enferman tanto como los adultos, ¿por qué deberían vacunarse?

Cuando el COVID-19 llegó por primera vez a los Estados Unidos, menos del 1% de los pacientes hospitalizados eran niños. Pero como COVID-19 ha mutado con el tiempo en diferentes variantes, los médicos están viendo que se hospitaliza a más niños, aclaró Svatek.

Desde el inicio de la pandemia más de 22,000 niños han sido hospitalizados por COVID-19 y 520 han muerto, según la Academia Estadounidense de Pediatría. Hasta el martes 19 de octubre, había 11 pacientes pediátricos con COVID-19 hospitalizados localmente, según el Distrito de Salud Metropolitano de San Antonio.

“Desde que entró la variante delta, tanto mis colegas como yo hemos tenido más niños en el hospital de los que hemos visto durante el último año y medio con neumonía por COVID”, declaró Svatek.

No se sabe si el virus continuará mutando en cepas que sean más peligrosas para los niños, agregó. Vacunar a un niño ahora podría evitar que se enferme gravemente de COVID-19 en el futuro, puntualizó Svatek.

¿Dónde podré recibir la vacuna COVID-19 para mi hijo?

Una vez que la FDA y los CDC hayan aprobado la vacuna para este grupo de edad y hayan hecho sus recomendaciones, Metro Health “administrará la vacuna aprobada a través de nuestros sitios de distribución, el Alamodome y clínicas provisionales”, informó Cleo García, oficial de información pública de Metro Health.

Durante una sesión informativa la semana pasada, la subdirectora de Metro Health, Anita Kurian, sugirió que los padres hablen con su pediatra sobre cómo vacunar a sus hijos una vez que se reciba la aprobación de los CDC y la FDA.

“Diré que vacunar a los niños, especialmente en las edades más tempranas, requiere un mayor nivel de experiencia que vacunar a los adultos”, explicó Kurian.

Debido a que la ciudad no tiene la misma cantidad de enfermeras y personal con ese nivel de experiencia, la ciudad buscará asociarse con pediatras, añadió Kurian.

¿Qué pasa con los niños menores de 5 años?

Las pruebas clínicas de Pfizer y Moderna para niños menores de 5 años todavía están llevándose a cabo. Los resultados aún no se han publicado para este grupo de edad, pero podrían llegar a principios de noviembre, según U.S. News & World Report.

Lindsey Carnett

Lindsey Carnett is the general assignment reporter for the San Antonio Report.