This article has been translated by Ana María González, retired professor of Spanish and French at Texas Lutheran University. Read the story in English here.

A casi un año de que la Comisión Histórica de Texas pusiera en picada el plan de reurbanización del Álamo con su decisión de mantener el Cenotafio del Álamo en su lugar, está comenzando a surgir una versión revisada y mucho menos costosa del plan.

Alamo Trust, el administrador sin fines de lucro del sitio histórico, el pasado miércoles proporcionó a los medios de comunicación una descripción general completa del nuevo plan, que incluye una actualización sobre el cronograma y los próximos pasos. Esta presentación del fideicomiso se puede ver aquí. Hay que tener en cuenta que las imágenes incluidas son conceptos preliminares que se están tomando en consideración, no son representaciones arquitectónicas existentes.

“Ha habido mucho trabajo tras bastidores para hacer avanzar el Plan Álamo”, aseguró Kate Rogers, quien se convirtió en directora ejecutiva de Alamo Trust en marzo. “Por lo tanto, será importante que mantengamos actualizados a los medios [y a la comunidad] de forma regular… También hay que considerar que todavía hay mucha información errónea flotando porque es confusa y las cosas se han movido rápidamente”.

La remodelación, resultado de una asociación entre el Ayuntamiento de San Antonio, la Oficina General de Tierras de Texas y este fideicomiso, ha estado en la mesa de dibujo desde 2014. Además, ha habido una serie de tumultuosos inicios y ajustes. Este último plan fue aprobado por el Ayuntamiento en abril, aunque los nuevos detalles que se proporcionaron esta semana no estaban disponibles.

Gran parte de las visiones oficiales han evolucionado a lo largo de los años para la Plaza del Álamo, el museo, el centro de visitantes y la sala de exposiciones. Mientras Alamo Trust trabaja con el objeto de definir lo que se hará en el sitio, igualmente importante es que la comunidad comprenda lo que no se hará, aclaró Rogers.

“Entiendo por qué la gente está confundida”, agregó. “Hay elementos del plan anterior que la gente todavía tiene en mente, por lo que estamos tratando de dar a conocer la historia con hechos”.

El Cenotafio, un monumento de la década de 1930 que honra a los defensores del Álamo que murieron durante la famosa batalla de 1836, no se moverá. No habrá muros ni barreras alrededor de la plaza y el piso no bajará de nivel, lo que permitirá que los desfiles de Fiesta continúen en su manera tradicional. Los tres edificios históricos frente a la Iglesia del Álamo no serán demolidos, sino que serán renovados para albergar el centro de visitantes y el museo.

Un equipo de historiadores, con la ayuda del Comité Asesor de Ciudadanos del Álamo dirigido por el ayuntamiento, está trabajando en un esquema cronológico y temático de los períodos que se explorarán en cinco galerías: Contacto y Colonialismo/de Misión a Fuerte, Revolución e Independencia, Batalla del Álamo, El florecimiento de Texas y la importancia del Álamo.

Antes de ser distribuido a través de varios grupos de las partes interesadas y en reuniones públicas para su consideración, es probable que ese esquema se termine en septiembre, indicó el gerente del programa Patrick Gallagher.

“Siempre hemos sido defensores de la participación pública y muy abierta porque no tiene ningún sentido ocultar lo que estamos haciendo”, señaló Gallagher. “No estamos cambiando la historia, estamos contando la historia. Contamos una historia que tiene más de 300 años.”

El comité asesor ha estado transmitiendo en vivo una serie educativa desde el primero de junio, pero por el momento no hay acceso en persona. Las reuniones públicas se reanudarán a finales de este año.

“Tendremos reuniones abiertas al público después de la serie educativa”, indicó la asistente de la administradora del ayuntamiento, Lori Houston, en un correo electrónico. “Pero no tenemos fechas para eso todavía”.

Las reuniones del Comité Directivo del Álamo continuarán cerradas al público.

La firma internacional de diseño y planificación de museos de Gallagher con sede en Maryland, Gallagher & Associates, fue contratada por Alamo Trust en abril para dirigir el diseño conceptual y la interpretación histórica del museo.

Alamo Trust contratará un equipo de arquitectos para finalizar un diseño. El fideicomiso recibió 13 propuestas de todo Estados Unidos, explicó Rogers. Eso se ha reducido a seis finalistas que darán presentaciones formales al fideicomiso en septiembre.

Gallagher participó en la remodelación del Parque Militar Nacional de Gettysburg, el Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial en Nueva Orleans, el Instituto Thomas Gilcrease de Historia y Arte Americano en Tulsa, Oklahoma, y ​​el Museo Witte en San Antonio.

“Él comprende bien la complejidad de lidiar con un sitio que tiene una historia en capas y, a veces incluso cuestionada”, señaló Rogers sobre Gallagher.

Los planes preliminares para el museo del Álamo incluyen un teatro 4D y una exhibición de los derechos civiles para conmemorar un mostrador de almuerzos en el sitio que se desegregó pacíficamente en 1960. Un centro educativo en lo que ahora es Alamo Hall ofrecerá contenido  variable que puede profundizar en las perspectivas históricas más allá de lo que se ofrece en las galerías, afirmó Gallagher.

“El público puede esperar ver muchos medios digitales [en el museo] que nos ayudarán a mantener el contenido actualizado”, aclaró. “No se puede crear un centro de visitantes y un museo hoy y dejarlo descansar durante 10 años. … [necesita] cuidados y actualización todo el tiempo.”

A conceptual graphic shows what a museum and visitor center for Alamo Plaza could look like at the historic Woolworth and Crockett buildings.
Un diseño conceptual muestra cómo podrían ser el museo y el centro de visitantes de la Plaza del Álamo en los edificios históricos de Woolworth y Crockett en el extremo occidental de la plaza. Credit: Courtesy / Alamo Trust

En total, el proyecto costará aproximadamente $388 millones, provenientes de fondos locales, estatales y filantrópicos. Originalmente se esperaba que el total fuera de $450 millones cuando Alamo Trust fue respaldado por donantes afluentes que se desligaron del proyecto cuando se enteraron de que el Cenotafio estaba allí para quedarse.

El costo estimado del museo y el centro de visitantes es de $250 millones de dólares.

El estado ya ha asignado $150 millones para el edificio donde estará la sala de exhibiciones y colecciones, así como para otros aspectos, tales como la preservación. La sala de exhibiciones de $15 millones, programada para comenzarse el 17 de agosto, albergará la colección propia de artefactos de 2,000 piezas del Álamo, además de la colección de más de 430 piezas del músico de rock Phil Collins. La ciudad reservó $38 millones del bono de 2017 para mejorar los paisajes urbanos y la plaza. El condado de Béxar asignará $25 millones durante cinco años para el museo. Un donador anónimo le dio a Alamo Trust $1 millón este año para el proyecto.

Eso deja $174 millones a recaudar por los funcionarios a través de donaciones privadas o impuestos.

En última instancia, los costos operativos de las nuevas instalaciones del Álamo serán autosuficientes con los fondos que se recauden de las tarifas del museo y el alquiler para eventos, indicó Rogers, pero es probable que se necesiten fondos locales y estatales continuos para los esfuerzos de preservación en curso.

Los funcionarios han estimado que el museo y el centro de visitantes estarán listos para 2025, pero los contratos de arrendamiento de la compañía de entretenimiento que actualmente se localiza allí no vencen hasta 2027 y 2028.

El ayuntamiento planeó encontrar un lugar comparable para reubicar esas atracciones, pero el establecimiento de un “distrito de entretenimiento” nunca se materializó.

Gallagher anticipa que surjan más elementos controversiales del plan.

“Cada proyecto en el que se trabaja tiene cierto aire de controversia”, explicó. “Haremos lo mejor que podamos para encontrar el camino interpretativo apropiado que será 100% históricamente exacto… Puede que a algunas personas no les guste eso. A veces, ser preciso significa que hay que contar partes de la historia que no es grato contar.”

Pero esas incómodas verdades son esenciales para contar la historia completa del Álamo, concluyó.

Aclaración: Kate Rogers formó parte anteriormente de la mesa directiva de San Antonio Report.

Iris Dimmick

Senior Reporter Iris Dimmick covers public policy pertaining to social issues, ranging from affordable housing and economic disparity to policing reform and workforce development. Contact her at iris@sareport.org