This article has been translated by Ana María González, retired professor of Spanish and French at Texas Lutheran University. Read the story in English here.

Albert G. Bustamante, hijo de trabajadores migrantes que se convirtió en el primer hispano electo como Juez del Condado de Béxar antes de servir durante cuatro mandatos en el Congreso, murió el martes después de una larga enfermedad. Tenía 86 años.

Bustamante fue uno de varios funcionarios electos hispanos pioneros en el sur de Texas, pero su carrera fue truncada por una investigación de corrupción del FBI que causó el fracaso de su reelección y, finalmente, a su condena por dos cargos federales de soborno. Fue sentenciado a tres años y medio de prisión en 1993, que comenzó a cumplir en una prisión federal en El Paso en 1995 después de perder una serie de apelaciones. Bustamante regresó a San Antonio en 1998 después de su liberación, pero se retiró de la vida pública.

Sus esfuerzos por obtener un indulto presidencial para limpiar su nombre no tuvieron éxito.

“Mantuve una relación especial con Albert”, destacó Henry Cisneros, ex alcalde de San Antonio y Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos en el gobierno de Clinton, “porque fui el primer hispano en ser electo alcalde de San Antonio, en 1981, desde Juan Seguín en 1842, pero yo no fui el primer hispano en ganar un cargo local más alto porque Albert ganó su carrera para convertirse en juez del condado en 1978, así que compartimos tal privilegio.

“Estaba muy decidido a limpiar su nombre y dedicó mucho tiempo y esfuerzo para ganar un indulto, pero nunca logró que una administración lo agregara a la lista de indultos”, explicó Cisneros. “… No quería que sus hijos vivieran con ese juicio contra el nombre y la carrera de su padre”.

Bustamante superó desafíos importantes desde temprana edad como adolescente de habla hispana, uno de 11 hijos, que laboró junto a sus padres y hermanos como trabajadores migrantes en Oregón. Aprendió inglés solo después de comenzar la escuela.

“Conozco el círculo vicioso de la vida de los migrantes”, recordó más tarde en una entrevista para su biografía en el Congreso. “Lo que ganábamos en los cinco meses antes de regresar a Texas en septiembre tenía que alcanzarnos el resto del año”.

Bustamante comenzó su carrera profesional como maestro en una escuela pública después de asistir a San Antonio College y graduarse con un título en educación secundaria de Sul Ross State College en Alpine. Regresó a San Antonio para enseñar en Cooper Junior High School, donde también fue entrenador de futbol y baloncesto durante siete años.

Se casó con Rebecca Pounders y tuvieron tres hijos: Albert Anthony, empleado del Sistema de Agua de San Antonio; John, abogado de San Antonio; y Celina Bustamante Emery, quien trabaja en la Galería Nacional de Arte en Washington, D.C.

 “Fue mi héroe durante toda la vida y siempre esperé que otras personas tuvieran un padre como el mío”, expresó John Bustamante. “Mis hermanos y yo crecimos en torno a esta mitología, mi padre salió de esta existencia difícil como trabajador agrícola migrante para convertirse en congresista. Fue realmente inspirador, e incluso después de su convicción, nos inculcó a todos la fe en este sistema estadounidense”.

La primera experiencia de Albert Bustamante con la política se produjo después de que fue contratado como asistente de servicios electorales del Representante de los Estados Unidos Henry B. González, quien sirvió 37 años en el Congreso, el más largo período de cualquier miembro hispano. Cisneros indicó que el talento de Bustamante en la política le permitió ascender rápidamente para convertirse en “la mano derecha de Henry B”.

Henry Flores, académico residente en la Universidad de Houston y profesor emérito de ciencias políticas en la Universidad St. Mary’s, está completando una biografía de González.

“Más tarde, Albert decepcionó a Henry B. porque no ‘esperó su turno’ para postularse para un cargo cuando Henry B. no necesariamente pensó que estaba listo”, señaló Flores. “Albert fue un pionero en ese sentido: sumamente confiado, independiente, muy seguro de sí mismo”.

Después de ganar el cargo de Comisionado del Condado de Béxar para el Precinto 1 en 1971, Bustamante llegó a convertirse en Juez del Condado, con lo que labró su perfil político como un demócrata más conservador que su mentor González, y que de igual forma le valió el apoyo suburbano y los votos interiores de la ciudad.

“No tenía la preparación tradicional para una carrera como líder electo, no tenía un título en derecho, pero tenía un don real para conectarse con la gente”, enfatizó Cisneros. “Adquirió las herramientas de la política populista del congresista González, y siempre tuvo tiempo para la gente sencilla. Si caminaba por la calle con Albert B. en esos días, la gente lo detenía 10 veces en el espacio de una cuadra y le daba las gracias”.

Albert Bustamante with Henry B. González
El congresista Henry B. González, izquierda, y Albert Bustamante participan en un desfile por el centro de San Antonio. Crédito: Cortesía /Familia Bustamante Credit: Courtesy / Bustamante Family

Tanto Flores como Cisneros aseguraron que Bustamante tenía una extraña habilidad para reconocer el momento adecuado para oponerse en un cargo determinado. También tenía una gran astucia de instintos políticos y sabía cuándo era la hora de presentar una candidatura.

“Cuando puso su mirada en el Distrito 23 del Congreso, significó que se estaba postulando contra Chick [Abraham] Kazen, un amigo personal de González y un aliado en el Congreso”, explicó Flores. “Albert no le estaba pidiendo permiso a nadie para postularse. Dijo: ‘Puedo hacerlo’, y lo hizo”.

Sabiendo que la forma y el perfil del distrito habían cambiado en 1984, Bustamante percibió oportunidades donde otros no, y finalmente derrotó a Kazen, de quien popularmente se sabe que nadie se le enfrentó por 18 años, con un asombroso resultado de 59% contra 37% en las elecciones primarias demócratas y luego se presentó como candidato sin oposición alguna en noviembre. Ganó la reelección tres veces antes de que surgiera la noticia en 1992 de que el FBI lo estaba investigando. El escándalo que se desarrollaba lo llevó a perder ante su oponente republicano y productor de noticias de la televisión local Henry Bonilla. Tras su derrota, Bustamante fue acusado de 10 cargos por aceptar $300,000 en sobornos a cambio de contratos federales. Su esposa, Rebecca, también fue acusada de cargos federales de soborno pero fue absuelta.

Tanto Flores como Cisneros afirmaron que las raíces de Bustamante en el trabajo migrante y la pobreza probablemente lo llevaron a buscar las trampas del éxito.

“La primera vez que lo conocí como congresista, llegó en un Mercedes amarillo”, recordó Flores. “Le comenté, ‘Hombre, deben estar pagando bien en el Congreso’. Él simplemente se despidió y dijo: ‘Oh, es de mi esposa’. Él tenía ese otro lado donde buscaba su propio interés. “

“Diría que dada la trayectoria de su vida como niño que creció en Asherton, Texas, en lo profundo del condado de Dimmit, sin zapatos, literalmente, tan pobre como podía serlo, y que luego luchó y luchó para convertirse en el director ejecutivo del condado de Béxar, puesto que nadie pensó que pudiera obtener, no fue un logro menor”, puntualizó Cisneros. “Eso requirió mucha confianza, pero hay que combinar eso con su impulso incontenible”.

The Bustamante Family walks through the grounds of the United States Capitol.
La familia Bustamante camina por las instalaciones del Capitolio de los Estados Unidos. Crédito: Cortesía /Familia Bustamante Credit: Courtesy / Bustamante Family

John Bustamante, quien se postuló sin éxito para el puesto de su padre en 2012, señaló que su padre nunca olvidó sus humildes comienzos.

“Hubo una historia en la que mi padre se construyó una cama con cajas de tomates porque no quería dormir adentro con sus 10 hermanos, pero otra historia explica por qué siempre trató a todos con respeto, independientemente de su posición en la vida”, agregó. “Se estaba preparando para dejar la universidad y conseguir un trabajo cuando un conserje lo vio empacar y le preguntó por qué se iba. “Porque estoy arruinado. No tengo el dinero para continuar “, contestó mi papá. El conserje le prestó $250 y mi papá terminó su carrera. Resulta que el conserje pidió prestado el dinero a Pete Gallego Jr., quien tenía un restaurante en Alpine y se desempeñaba como banquero informal para los hispanos locales”.

El hijo que lleva el nombre de Gallego, Pete Peña Gallego, ganó las elecciones en 2012 por el mismo puesto en el Congreso que alguna vez ocupara Bustamante.

Además de su esposa y sus tres hijos adultos, a Albert Bustamante le sobreviven siete nietos.

El velorio se llevará a cabo el domingo 12 de diciembre a las 6 p.m. en Mission Park Funeral Chapel, 3401 Cherry Ridge; el rosario seguirá a las 7 p.m. Los servicios funerarios serán en la Catedral de San Fernando, 115 Main Plaza, el lunes 13 de diciembre a las 2 p.m. con recepción a seguir. El sepelio se llevará a cabo el martes 14 de diciembre a las 10 a.m. en Mission Park Funeral Chapels and Cemetery Dominion, 20900 IH-10 West.

Aclaración: La editora de noticias de San Antonio Report, Tracy Idell Hamilton, es la esposa de John Bustamante.

Robert Rivard

Robert Rivard is co-founder and columnist at the San Antonio Report.