This article has been translated by Ana María González, retired professor of Spanish and French at Texas Lutheran University. Read the story in English here.

Aproximadamente 4,000 estudiantes más de preparatoria de San Antonio cuentan ahora con acceso al programa de matrícula gratuita que ofrece el Alamo Colleges District, luego de que su junta directiva votara unánimamente el martes para agregar más escuelas preparatorias a esta iniciativa.

Los estudiantes que se gradúan de 47 escuelas preparatorias califican para Alamo Promise, un programa de becas de última instancia que cubre el costo de la matrícula y las cuotas no cubiertas por ninguna otra ayuda financiera hasta por tres años o hasta que los estudiantes obtengan un título de asociado.

Cuando el distrito universitario lanzó Alamo Promise en 2019, los estudiantes de 25 escuelas preparatorias de San Antonio calificaron para el programa.

Alamo Colleges había planeado agregar otras 20 escuelas preparatorias para el programa de becas en 2021, pero detuvo esos esfuerzos debido a la pandemia.

Stephanie Vásquez, directora ejecutiva del programa de Alamo Promise, afirmó que el distrito universitario se enfocará en unos 13,500 estudiantes en las 47 escuelas preparatorias en su tercer año del programa que comienza en el otoño de 2022.

Dicho programa selecciona escuelas que históricamente tienen tasas bajas de ingreso a la universidad y bajos recursos económicos. En las nuevas escuelas menos del 50% de sus estudiantes ingresan a la universidad después de la graduación y más del 40% de los estudiantes se considera de bajos recursos económicos.

Alamo Colleges espera tener al menos 3,900 estudiantes inscritos en Alamo Promise para el semestre de otoño de 2022, en comparación con los 2,400 que se inscribieron este semestre. Más de 8,500 estudiantes han expresado su interés en Alamo Promise para el próximo otoño al presentar un compromiso de “Aparta tu lugar”, anunció Vásquez. La fecha límite para inscribirse es el 28 de febrero. Aproximadamente 6,700 estudiantes “apartaron su lugar” para el otoño de 2021, de los cuales 2,400 terminaron inscribiéndose en el programa.

“Eso es realmente dar pasos agigantados con respecto a donde estábamos para esta fecha el año pasado”, indicó. “Eso es testimonio y poder de todo el trabajo que las universidades han estado haciendo todos los días, para lograr múltiples formas de servicio”.

El personal de Alamo Colleges ha logrado reclutar estudiantes en persona nuevamente, al igual que en los primeros días de Alamo Promise, antes de que la pandemia cerrara las escuelas en marzo de 2020, aunque algunas escuelas todavía prefieren los eventos virtuales. En 2019 y principios de 2020, las escuelas preparatorias realizaron eventos en persona para apartar su lugar en “entornos realmente vibrantes”, señaló Vásquez.

“Hemos podido revitalizar ese tipo de atmósfera una vez más”, expresó. “Ese es el poder de volver a estar en persona y en el campus”.

Pero mientras recluta estudiantes y trabaja con socios de la escuela preparatoria en “modo pandémico”, Vásquez explicó que el personal se dio cuenta de que los estudiantes aún necesitan apoyo adicional para el ingreso a la universidad. Por esa razón, el programa ofrece más tiempo a los estudiantes para inscribirse, extendiendo la fecha límite durante la primavera en lugar del otoño cuando ocurre la mayor parte de la inscripción.

Manifestó que Alamo Promise se encuentra en medio de un “impulso continuo de inscripción en la primavera”, llegando a los estudiantes a través de llamadas telefónicas, mensajes de texto, correos electrónicos, folletos y sesiones de ayuda financiera, de manera virtual y en persona.

Alamo Promise se financia mediante un acuerdo con la ciudad de San Antonio y el condado de Béxar, así como de donaciones privadas, aclaró Vásquez. El distrito de colegios comunitarios estimó que el programa costaría alrededor de $122 millones durante los primeros cinco años, y la ayuda financiera federal cubrirá la mayor parte, unos $88 millones, de tales costos. La cantidad de ayuda federal que se aplica al costo total se actualizará y se presentará como parte de las actualizaciones del programa y la planificación del presupuesto anual en la primavera.

El distrito de colegios comunitarios ha recaudado más de $12 millones en fondos privados, $5.3 millones de los cuales se destinan a becas, $5.4 millones a donaciones y $1.4 millones a financiamiento del programa. La ciudad y el condado también han contribuido con $3.9 millones. A medida que se agreguen escuelas al programa, Alamo Colleges necesitará identificar más fuentes de financiamiento, apuntó Vasquez.

La mayoría de los estudiantes que se inscribieron en Alamo Promise este otoño asistieron a uno de los cinco distritos escolares más grandes de San Antonio: los distritos escolares independientes de Northside, North East, San Antonio, Judson o Southwest. Los estudiantes de SAISD representaron una quinta parte de las inscripciones de Alamo Promise. Vásquez destacó que también son “fuertes colaboradores que continúan permitiéndonos hacer programación con sus escuelas en múltiples modalidades para reclutar estudiantes”.

De los cinco planteles de Alamo Colleges, San Antonio College y Palo Alto College encabezaron la inscripción de estudiantes de Alamo Promise este otoño, con alrededor de dos tercios inscritos en esos dos planteles. Eso es similar a la primera generación de estudiantes que comenzó en el otoño de 2020, agregó Vásquez.

La expansión de Alamo Promise se produce a raíz de varios aumentos financieros recientes para el distrito.

En octubre, Alamo Colleges recibió más de $19 millones en subvenciones federales, y cerca de $10 millones se destinaron a aumentar la cantidad de estudiantes que obtienen títulos en los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM). SAC y PAC recibieron recientemente las donaciones más grandes en su historia ($15 millones y $20 millones respectivamente) de la filántropa billonaria y autora MacKenzie Scott.

Brooke Crum

Brooke Crum is the San Antonio Report's education reporter.